La autopublicación tiene muchas ventajas, pero aún arrastra el estigma de mala calidad editorial. Una pésima maquetación puede hacer que un buen mensaje nunca llegue a valorarse como se merece. Maquetar un libro significa estructurar, ordenar y presentar el texto correctamente sobre el soporte en el que se va a leer ese texto, ya sea en papel o en eBook.

Es fundamental garantizar los requisitos de forma y de calidad editorial para que un libro autopublicado pueda imprimirse o ser visualizado en un lector de libros electrónicos de un modo óptimo y cómodo para el lector. Márgenes, paginación, estructura del libro, índice, calidad de las imágenes… El objetivo final de todo este proceso es la correcta comprensión del texto y que sea una experiencia agradable para el lector.

Sin embargo, descuidar todo este proceso puede crear el efecto contrario al buscado y que una buena obra sea despreciada. Por lo tanto, podemos afirmar que un buen mensaje con buena calidad editorial es sinónimo de éxito.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies